Posts filed under ‘Alimentación’

La dieta

El perro necesita de carbohidratos, proteínas, vitaminas grasas y fibra en su dieta. Los alimentos baratos cumplen con las regulaciones en lo que se refiere a la cantidad de cada nutrimento pero pueden no usar ingredientes de buena calidad que resultan poco digestibles y no se absorben con la misma facilidad. Por esa razón, el animal puede requerir de mayor cantidad de alimento barato que de un buen alimento. Al final, a veces resulta más caro tener al perro satisfecho con un alimento barato que con uno de buena calidad que requiere de una dosis menor. Lea la etiqueta del alimento y asegúrese de que el primer ingrediente es carne de res, de pollo, harina de carne o de pollo o de pescado o huevo. Esto es garantía de que tendrá proteína de buena calidad y de alta digestibilidad.

Después de haber comido, el animal necesita permanecer tranquilo, dormitando, no se lo debe hacer correr o trabajar para evitar desórdenes intestinales (en algunos casos muy graves como la torsión gástrica). En el caso de animales de trabajo puede dársele un alimento liviano por la mañana y una comida más abundante por la noche.

La comida muy caliente puede ulcerar la mucosa del estómago, mientras que el alimento muy frio, disminuye la velocidad de los procesos digestivos y le causa náuseas, vómitos, cólicos y diarreas.

La cantidad de alimento ingerido puede variar con el tiempo. En época de calor los perros tienden a permanecer inactivos por lo que necesitarán menor cantidad de alimento y con menor contenido de grasas. Lo  contrario sucede cuando hace frío, pues el animal necesitará mayor cantidad de calorías.

Cuando cambie la marca del alimento, hágalo paulatinamente. Al cambiar el alimento puede cambiar la flora bacteriana del sistema digestivo lo que le puede ocasionar problemas digestivos. Empiece dando una cuarta parte (25%) del nuevo alimento durante los primeros tres días, luego incremente al 50% por otros tres días y a 75% del nuevo alimento por otros tres días. Después de esto, puede dar únicamente el nuevo alimento.

El alimento saludable y apropiado para su mascota le hará lucir el pelo y los ojos brillantes, ni muy flaco ni obeso, muy activo y siempre deseoso de jugar o de salir a caminar.

Vitaminas, proteínas y minerales

Estos tres grupos de nutrimentos son indispensables para la buena salud de una mascota, tanto como lo son para el ser humano.
Los alimentos comerciales, formulados específicamente para mascotas contienen los tres tipos de nutrimento en las proporciones en que son requeridas. No obstante, la calidad de los productos usados en la fabricación varía de una marca a otra por lo que varía la cantidad asimilada de algunas de estas sustancias.

No dé a su mascota vitaminas para humanos.

Alimentos que son tóxicos para su perro

Algunos alimentos que los humanos comemos sin problema, pueden causar serios trastornos digestivos, intoxicación y hasta la muerte a su mascota. En caso de que su mascota resulte con una intoxicación leve, una o dos pastillas de carbón disueltas en agua o introducidas directamente en la garganta, pueden ser de ayuda. No obstante, suele ser difícil estimar la seriedad de una intoxicación por lo que es muy importante acudir al veterinario tan rápidamente como sea posible.

Bebidas alcohólicas: pueden producirle coma y muerte. El lúpulo usado en la cerveza incrementa el ritmo cardiaco, eleva la temperatura, y puede causar convulsión y la muerte.

Huesos: de pollo pescado u otra carne puede causar obstrucciones o laceraciones en el sistema digestivo.

Alimento para gato: contiene exceso de proteína y de grasa.

Chocolate, café té: la cafeína y la teobromina resultan neurotóxicos. Incrementan la respiración y el ritmo cardiaco, producen arritmia.

Aceite esencial de cítricos: produce vómitos.

Carnes o huesos con mucha grasa:
pueden producir pancreatitis

Uvas y pasas: una toxina desconocida en esta fruta produce daño renal.

Vitaminas para humanos, con hierro: pueden dañar el sistema digestivo y otros órganos, incluidos los riñones.

Grandes cantidades de hígado: intoxicación por exceso de vitamina A.

Nueces de macadamia:
toxinas afectan los sistemas digestivo y nervioso.

Productos lácteos: muchos perros carecen de suficiente cantidad de la enzima para digerir la lactosa por lo que estos productos les producen diarrea.

Basura y productos descompuestos, pan con moho: toxinas que afectan órganos del sistema digestivo.

Ajo y cebolla, cocidos, crudos o en polvo: Dañan los glóbulos rojos por lo que producen anemia Los gatos son aun más sensibles que los perros.

Alimentos para bebé: puede contener cebolla. No llena los requerimientos nutricionales del animal.

Semillas de tamaño mediano: pueden causar obstrucciones en el intestino.

Huevo crudo: Puede contener salmonella, una bacteria que produce una seria infección intestinal. También contiene avidina que disminuye la absorción de la biotina (vitamina) por lo que produce problemas de piel.

Pescado crudo: no se debe usar como base para la alimentación pues causa deficiencia en vitamina B1 y, en consecuencia, pérdida del apetito, convulsiones y en casos severos la muerte.

Azúcar y productos muy dulces: puede causar obesidad, diabetes mellitus y problemas dentales.

Comida casera para humanos: No debe exceder el 10% de la dieta o causa severos problemas de desnutrición, obesidad, y problemas dentales.

Tabaco:
La nicotina afecta los sistemas digestivo y nervioso puede producir aumento de ritmo cardiaco, convulsión, coma y muerte.

Masa cruda para pan: se expande en el estómago e intestino causando fuerte dolor y posiblemente ruptura de estómago e intestino y la muerte.

Anuncios

octubre 22, 2009 at 11:47 pm Deja un comentario

Alimentar a un destetado

Para que el cachorro crezca sano necesita comidas equilibradas, como cualquier bebe ya sea animal o humano. No debe comer cualquier cosa y mucho menos en cualquier momento .Entre los dos y los cuatro meses, atraviesa una fase de aceleración intensa….alcanza el 4% de su peso y come como un glotón: 4 escudillas al día. Separarse de la madre, siempre provoca estrés. Para no traumatizarle más, no cambie bruscamente sus costumbres alimenticias. Durante algunos días, dele la misma comida que recibía anteriormente. Luego, durante los tres o cuatro días siguientes, mezcle aquella con la mitad de la que haya escogido para él. Esto le evitará las diarreas de transacción. Todas las razas no alcanzan la edad adulta a la misma edad. Hasta la madurez de su mascota, deberá alimentarla cuatro veces al día hasta la edad de 4 meses, luego tres veces hasta 8 meses, luego dos veces yfinalmente, una, cuando finalmente haya alcanzado su peso.

Por otro lado si quiere usted mimarlo y desea prepararle platos apetitosos, su ración debe ser variada.

cachorritoss

Respecto al agua y la leche debe saber que el pequeño perrito debe tener siempre agua a su disposición en una escudilla .También puede beber leche, si la tolera bien.

Las proteínas son esenciales para él. El cachorro es mucho más sensible que el adulto a la carencia de proteínas, una circunstancia bajo la cual se corre el riesgo de originar retrasos en el crecimiento, perjudicar la conformación de manera irreversible, anemia, bajada de proteínas sanguíneas e insuficientes de anticuerpos, lo que crea mayor sensibilidad a las enfermedades.

octubre 21, 2009 at 12:50 am Deja un comentario

Como comprar la mejor comida para perros

Comparar comida para perros de alta calidad puede mejorar la salud de tu perro. La mayoría de los alimentos para perro contienen tinturas las cuales son eliminadas en todas las comidas naturales. Una buena dieta va a ser más costosa pero beneficiará más a tu perro que una comida más barata.

comidaparaperros

Algunos consejos para comparar comida para perros

Hay muchas decisiones que debes tener en cuenta cuando alimentes a tu perro. Hay dietas naturales, dietas prescritas, comida seca y comida húmeda. Las dietas naturales que son secas son muy costosas porque es todo natural sin colorantes y todo es procesado naturalmente.

Estas dietas contienen antioxidantes, los cuales son altos en vegetales. Encuentra una marca de comida para perros que le guste a tu perro y mantenla a menos que tu veterinario te diga lo contrario o te indique una dieta prescrita, las cuales se encuentran únicamente en clínicas de animales.

Las dietas prescritas de animales son recomendables cuando tu perro tiene algún tipo de problema médico como  diabetes, alergias, sobrepeso; esta comida viene en dos tipos seca y húmeda. este tipo de dieta ayudará mucho a la salud de tu perro.

Igual no te preocupes, tu perro te hará saber que clase de comida es la que más le gusta.

octubre 21, 2009 at 12:45 am Deja un comentario

Alimentación de los cachorros

Durante los primeros siete a diez días de vida, los ojos del cachorro recién nacido permanecen cerrados.

Sin embargo durante ese tiempo, los cachorros duplican su peso de nacimiento y son cada vez más activos.

Como regla general, cada cachorro en una cría debe aumentar aproximadamente su peso de nacimiento cada semana durante la etapa de lactancia o amamantamiento (la primera semana puede ser levemente inferior a esto y las últimas semanas puede ser superior).

Si bien la mayoría de las hembras son excelentes madres, algunas madres nerviosas o poco atentas pueden requerir especial atención para ayudarlas a calmarse y a aceptar a sus nuevos hijos.

Esto puede requerir trabajar con la madre y/o los cachorros y colocar a los cachorros cerca de los pezones a la hora de alimentarse.

Los cachorros que no se amamantan bien pueden ser de tamaño más pequeño, inferior temperatura corporal y menor peso.

Manipular a los cachorros rutinariamente dará la oportunidad de verificar su condición y progreso, si bien una excesiva manipulación puede resultar tensionante para la madre y los cachorros y debe evitarse.

La presentación típica de un cachorro al alimento sólido (alrededor de las 3 o 4 semanas de vida) por lo general implica que el cachorro juegue con el recipiente de alimento de la madre y lama el alimento seco humedecido de sus patas.

El tránsito de cachorros tenderá a compactar el alimento, por lo tanto se debe considerar revolver la dieta compactada u ofrecer cantidades frescas periódicamente . A las seis semanas de vida, la mayoría de los cachorros están listos para el destete.

Si han comenzado a ingerir alimento sólido del plato de la madre, no es inusual que los cachorros mismos comiencen a destetarse a las cuatro o cinco semanas aproximadamente.

Los requerimientos de nutriente para mantener el crecimiento y desarrollo normal de los cachorros son mayores que los de un perro adulto.

Por esta razón, se recomiendan las dietas nuticionalmente completas y balanceadas diseñadas para el crecimiento y la reproducción o para todas las etapas de la vida.

No se necesita ningún complemento adicional como vitaminas, minerales, carne u otros aditivos.

La capacidad del estómago de un cachorro no es lo suficientemente grande como para retener el alimento suficiente en una sola ingesta.

A fin de proporcionar el requerimiento diario de nutrientes necesarios, los cachorros jóvenes deben recibir alimento por lo menos tres veces por día hasta que sus requerimientos de alimento, por kilo de peso corporal, comiencen a nivelarse a medida que maduran.

Los horarios de alimentación pueden reducirse a dos veces por día cuando los cachorros tienen entre cuatro y cinco meses de vida y a una vez a los ocho meses o más.

En todo momento deben tener agua fresca en un recipiente limpio. Al igual que con las hembras preñadas, el alimento seco puede humedecerse con agua tibia para alentar su ingesta.

También se puede emplear leche para humedecer el alimento, sin embargo, demasiada leche puede actuar como laxante y causar problemas digestivos en algunos cachorros y perros adultos.

A un cachorro se le debe dar una hora para que coma, después de este tiempo la porción que no comió debe tirarse.

El alimento seco humedecido o el alimento en lata a temperatura ambiente puede perder el sabor e incluso pudrirse si se lo deja por varias horas.

Se recomienda establecer hábitos de alimentación rutinarios alimentando al cachorro en el mismo lugar y a la misma hora; esto puede ayudar a acostumbrar al animal a excretar en un sitio determinado.

No se recomienda ofrecer alimentos para seres humanos de la mesa porque los alienta a pedir y puede crear un animal con conductas alimentarias selectivas.

Los cachorros que consumen una dieta completa y balanceada no necesitan complementos vitamínicos, minerales o carne.

De hecho, se ha demostrado que el exceso de complementos es perjudicial para el adecuado desarrollo de cachorros jóvenes en crecimiento.

La cantidad de alimento ofrecida a un cachorro variará según su tamaño, actividad, metabolismo y ambiente.

No se debe permitir que los cachorros tengan sobrepeso. Un cachorro con sobrepeso no sólo presenta una pobre apariencia, sino que el exceso de peso puede causar anormalidades en los huesos.

Si parece que un cachorro está engordando demasiado, se debe reducir su ingesta de alimento.

Si parece que un cachorro es demasiado delgado y no existen problemas de salud, se debe aumentar su ingesta de alimento. Siempre que los dueños tengan preguntas o preocupaciones sobre la condición física de sus animales, deben consultar a su veterinario.

octubre 9, 2009 at 2:12 pm Deja un comentario

Alimentación de perros de trabajo

Independientemente de la temperatura ambiental de la estación o del estado fisiológico de un perro, cuando todo lo demás es igual, cuanto más activo es un perro, más alimento requerirá.

Requerirá todos los nutrientes en cantidades mayores que un perro adulto en período de mantenimiento, no simplemente proteína adicional o minerales extra tales como calcio y fósforo.

La actividad física es el resultado exterior visible de una compleja secuencia de contracciones musculares. La combustión de los combustibles de la dieta tales como grasas, proteínas y carbohidratos proporcionan la energía para el trabajo muscular.

El agua, las vitaminas y los minerales están involucrados en la utilización de la energía para trabajar.

Los perros de trabajo son aquellos que se emplean para cazar, arriar ovejas o para las carreras de trineos tirados por perros y los perros que rutinariamente corren largas distancias (es decir, más de 32 km. por semana).

Estos grupos de perros de trabajo pueden tener necesidades de nutrientes incrementadas cuando están entrenando o realmente trabajando.

El requerimiento de nutrientes adicionales dependerá del nivel de actividad individual de cada perro.

Un punto de referencia para estos alimentos sería que fueran completos y balanceados con una alta densidad de nutrientes que incluyan por lo menos un 26 por ciento de proteínas, 10 por ciento de grasas, 30 por ciento de carbohidratos y 1750 kilocalorías cada 450 gr. de alimento seco.

Durante las estaciones en que un perro no está entrenando ni trabajando, se recomienda reducir la cantidad de la ración de entrenamiento/trabajo del perro o pasarlo gradualmente a un alimento con menos densidad de nutrientes y menor energía (que contenga por lo menos 20 por ciento de proteínas y 1.500 kilocalorías cada 450 gr. de alimento).

El mantenimiento de los perros en buena condición física fuera de las estaciones de actividad ayudará a hacer que el acondicionamiento para las estaciones de entrenamiento/trabajo resulte menos tensionante.

Los perros que trabajan o entrenan no deben recibir alimento inmediatamente antes o después de una sesión de gran actividad.

Administrar alimento muy cerca del ejercicio puede dar como resultado un pobre desempeño y trastornos gástricos o incomodidad (que se evidencia por los vómitos o la excreción de materia fecal blanda) y puede aumentar el riesgo de dilatación gástrica.

El uso adecuado del alimento (como snacks o golosinas) durante los períodos de actividad incrementada puede evitar el malestar por hambre y la fatiga en los perros de trabajo.

El uso adecuado establece que el snack o golosina se administre después de un período de descanso, en pequeñas porciones, con agua fresca y seguido de otro período de descanso. Alimentación de perros gerontes (“geriátricos”)

Los perros viejos se definen como perros gerontes o “geriátricos” cuando han alcanzado el último 25 por ciento de su expectativa de vida que está directamente relacionado con el tamaño o la raza y también con el cuidado recibido durante su vida: Perros de razas pequeñas —– mayor de 12 años Perros de razas medianas —– mayor de 10 años Perros de razas grandes —– mayor de 9 años Perros de razas gigantes —– mayor de 7 años Se pueden describir algunos signos de envejecimiento, como por ejemplo: Cambios en el peso corporal Dificultades en la locomoción (movimiento)

  • Cambios en la audición y/o visión
  • Cambios en la piel y/o el pelaje
  • Cambios en los hábitos de orina y excreción
  • Mal aliento asociado con problemas dentales o bucales

Los estudios han demostrado que los perros gerontes sanos utilizan las proteínas en forma similar a los perros jóvenes adultos y que los perros geriátricos pueden necesitar aproximadamente 50 por ciento más proteína que los perros adultos más jóvenes.

Sin embargo, las dietas comerciales actuales formuladas para perros adultos en período de mantenimiento por lo general proporcionan las proteínas adecuadas. Los animales menos activos pueden tener requerimientos reducidos de energía y se deberá tener precaución al administrar dietas densas en energía para evitar el riesgo de un excesivo aumento de peso.

octubre 9, 2009 at 2:10 pm Deja un comentario

Alimentación de perros gerontes (“geriátricos”)

Los perros viejos se definen como perros gerontes o “geriátricos” cuando han alcanzado el último 25 por ciento de su expectativa de vida que está directamente relacionado con el tamaño o la raza y también con el cuidado recibido durante su vida:

  • Perros de razas pequeñas —– mayor de 12 años
  • Perros de razas medianas —– mayor de 10 años
  • Perros de razas grandes —– mayor de 9 años
  • Perros de razas gigantes —– mayor de 7 años

Se pueden describir algunos signos de envejecimiento, como por ejemplo: Cambios en el peso corporal

Dificultades en la locomoción (movimiento) Cambios en la audición y/o visión Cambios en la piel y/o el pelaje Cambios en los hábitos de orina y excreción Mal aliento asociado con problemas dentales o bucales Los estudios han demostrado que los perros gerontes sanos utilizan las proteínas en forma similar a los perros jóvenes adultos y que los perros geriátricos pueden necesitar aproximadamente 50 por ciento más proteína que los perros adultos más jóvenes.

Sin embargo, las dietas comerciales actuales formuladas para perros adultos en período de mantenimiento por lo general proporcionan las proteínas adecuadas.

Los animales menos activos pueden tener requerimientos reducidos de energía y se deberá tener precaución al administrar dietas densas en energía para evitar el riesgo de un excesivo aumento de peso.

octubre 5, 2009 at 7:27 pm Deja un comentario

Alimentación durante la lactancia

La producción de leche es una de las etapas que presenta más demandas nutricionales en la vida de una hembra.

Una dieta completa y balanceada para reproducción y crecimiento o para todas las etapas de la vida proporcionará la nutrición que una hembra necesita durante este período.

La demanda de leche para amamantar a los cachorros continuará aumentando durante aproximadamente 20 a 30 días (o hasta 4 semanas).

Como consecuencia, los requerimientos de alimento y agua aumentan durante este período.

En el pico de la lactancia, la ingesta de alimento de la hembra puede estar entre dos y cuatro veces por encima de su ingesta de alimento habitual o de mantenimiento.

Es raro que las hembras muy atentas dejen a sus cachorros para comer o beber y será necesario alentarlas. La misma dieta empleada durante el período de gestación puede administrarse durante la lactancia.

A fin de mantener una buena condición física y de proporcionar grandes cantidades de leche para los cachorros, a las hembras que amamantan se les debe ofrecer todo el alimento que deseen.

Para ayudar a aumentar la ingesta de alimento durante la lactancia se puede humedecer el alimento seco para perros con agua.

Otra razón importante para ofrecer el alimento seco humedecido es que a las tres o cuatro semanas de edad, los cachorros normales comenzarán a tomar bocados de alimento sólido.

La alimatación de los cachorros a una dieta comercial de buena calidad en una etapa temprana ayudará a evitar futuros animales con conductas alimentarias selectivas.

Se deben evitar las dietas caseras.

A medida que los cachorros comienzan a ingerir más alimento sólido, disminuirá la demanda de producción de leche de la hembra.

Normalmente se desteta a los cachorros a las seis u ocho semanas de edad, y para la época del destete el consumo de alimento de la hembra debe ser inferior al 50 por ciento por encima de su nivel habitual o de mantenimiento.

Para ayudar a reducir el flujo de leche y evitar problemas en las glándulas mamarias, se recomienda el siguiente procedimiento para el destete:

El día en que se desteta a los cachorros, la hembra no debe recibir alimento pero debe tener abundante agua fresca para beber.

Se debe separar a los cachorros de la madre y se les debe ofrecer alimento y agua. El alimento seco humedecido con agua tibia puede ayudar a estimular la ingesta de alimento de los cachorros.

Al día siguiente del destete, la madre debe recibir ¼ de la cantidad de alimento que ingería antes del servicio.

La madre y los cachorros pueden estar juntos durante varias horas el día después del destete para que los cachorros puedan lactar hasta agotar la leche de la madre.

Al tercer día, la hembra debe recibir la ½ de la cantidad de alimento que ingería antes del servicio y al cuarto día, ¾ de la cantidad. Para el quinto día se le debe ofrecer su nivel de alimento de mantenimiento habitual.

Si la cría es grande, la hembra estará bastante flaca cuando se destete a los cachorros. En este caso, se le debe administrar alimento extra después del quinto día de destete y hasta que su condición física vuelva a la normalidad.

octubre 5, 2009 at 7:18 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Categorías

Feeds